Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Sígueme en Instagram

green is coming

¿QUÉ ME PONGO? | Por masQmoda

Online

"Puntadas" por Cecilio Amores: Fashion Week 2020

05.02.2020

0

El otoño es el grillo de las estaciones. Crujen las hojas bajo los pies.

El invierno es el silencio por respuesta. Copos de nieve en la ropa y escarcha en las lamentaciones veraniegas.

El otoño-invierno es un invento de los diseñadores para aunar colores y pasarelas en el que las diseñadoras han puesto, además del raciocinio, la expresión y la calidez. En enero, unos y otras se juntan, se besan, se observan y se miden las cinturas en la parte de atrás (backstage) de los desfiles. Al frente, la modernidad en primera fila, los ojos de gata de los compradores, siempre de incógnito, y la prensa que bosteza y se incorpora a partes iguales.

Fuera, esperando, está la chiquillería que enarbola las banderas del futuro a golpe de moños masculinos y de pantalones de ala ancha y de cintura alta. Las plataformas les ofrecen las mejores oportunidades de ver y de ser vistos. Las plataformas de internet y las que llevan en los pies. Se sientan como si fueran libres y se acomodan como si fueran parte del paisaje y del misterio. Pero no lo son. Las limitaciones de la parafernalia y de la organización les han dejado fuera porque saben que fuera son menos influenciables y necesitan que estén lo menos contagiados posible cuando tengan que dar el salto a estar dentro y a dejar fuera a la siguiente generación porque sabrán que fuera serán menos influenciables y necesitarán que estén lo menos contagiados posible cuando tengan que dar el salto a estar dentro para dejar fuera … Los bucles son la parte más ingrata del mercado, pero la más real. Son como los volantes, que en las mangas son recurrentes, pero en las faldas no se deben notar. 

El resto son paseos de moqueta. Paseos de revista. Paseos de maquillaje (make-up) y peluquería. Paseos de café en vasos de cartón (¿diseño reciclable?). Paseos sin argumento y sin receso. Paseos prohibidos en la “habitación de las vanidades” (Kissing Room), donde solo cabe el son de la presencia y de la novedad. Paseos para mirar y ser mirado. Paseos de quita y pon en las pantallas huecas de la televisión. Paseos de espera y de compromiso.

Si tuviera una varita mágica como tienen los magos y los padres y madres primerizos, firmaría una colección de pases de toreo de salón con miradas de la “café society” (jet-set) más luminosa y “cool” del momento y la trasladaría en camiones de antaño al recinto de IFEMA. Las vajillas de té victorianas dejan marcas de “glamour” y estilo en las mantelerías de hilo. Manchas que, en ocasiones, son incómodas como el tacón de aguja, pero necesarias. Quien dirija la nave debería pensarlo y reflexionar. La magia está siempre en los pequeños toques y no en los fuegos de brochazo y artificio.

Y luego los desfiles. Los vi en las pantallitas socializadoras del común de los mortales. Trabajos – maravilla dignos de lo que enseñan y de quién los soñó en el papel de sueños que ni se vende ni se compra, se tiene o no se tiene. Se nace con él. Un desfile veraz y trabajado es como el descubrir de la sexualidad: el miedo, la catástrofe y la inseguridad se evaporan de pronto, nadie sabe muy bien por qué, para dar paso al aire-mariposa de la respiración y a la enigmática esencia en la retina y hasta en el paladar. Y, entonces, las caricias-tejido cobran vida y vuelan estrellitas de ingenio tan despacio que podemos tocarlas y mimarlas. Deberíamos dar siempre las gracias a los y las que, mágicamente, despiertan en nosotros el invierno cuando ya no es otoño y las hojas “cri-cri” que esperan revivir en primavera. Conseguir el milagro, sueño rectangular de pasarela, no es acto baladí. Anticipar la luz y la textura antes de que el crisol de escaparate acople nuestras mentes, es la prestidigitación hecha ternura, delicadeza y sensibilidad. Gracias por ello.

Cecilio Amores 

Enero de 2020

Madrid

 

 

 

« VOLVER

SOBRE MÍ

BUSQUEDA

Buscar Ver todo

INSTAGRAM

OfflinemasQmoda

Usuario

Contraseña

ACCEDER

©2020 Masqmoda. Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad